Galería Imágenes

El Tiempo

El Tiempo en Jaen - Prediccin a 7 das y condiciones actuales
 

¿Quién Está en Línea?

Tenemos 140 invitados conectado

Himno de la Virgen de la Cabeza


 

   José María Gallo Moya, autor del Himno de la Virgen de la Cabeza, nació en Málaga el 17 de agosto de 1906. Su padre era el malacitano Juan Gallo Nuñez, su madre, Cecilia Moya Salazar, de noble cuna toxiriana.

  Cuando comenzó la guerra civil, José María, fue encarcelado por sus creencias religiosas e ideas políticas. Primero estuvo preso en Torredonjimeno, después fue conducido a la cárcel de Jaén.

  Su destino era el infausto "tren de la muerte". Se salvó milagrosamente por la intercesión de alguien. En la capital conoció muchos devotos de la Virgen de la Cabeza, entre ellos había un jóven músico, el alcaudeño Miguel Rivera de la Rosa. Fue éste el que pidió a José María que escribiera un poema dedicado a la Virgen de la Cabeza "Morenita y Pequeñita".

  Sin saber nada de la imagen, pues nunca había visitado el Santuario, únicamente con la descripción que le dieron, compuso el poema al que Miguel Rivera le puso música y más tarde se convirtió en el Himno Oficial de la Virgen de la Cabeza, hoy conocido en todo el mundo.

  Ya en tiempos de paz volvió a Torredonjimeno, donde trabajó como funcionario de su Ayuntamiento. José María Gallo dedicó también bellas composiciones a los patronos de Torredonjimeno, San Cosme y San Damián, incluso un himno en su honor. Curiosamente, falleció en Jaén el 26 de septiembre de 1977, en la festividad de dichos patronos.

Himno de la Virgen de la Cabeza:
  Morenita, Y pequeñita
lo mismo que una aceituna,
una aceituna bendita.
Morena de Luz de Luna,
Meta de Jiennense anhelo,
bronce de carne divina,
escultura en barro santo,
un chocolatín del cielo
envuelto por la platina
 del orillo de su manto.
Es la Ermita
reja que su manto aroma
entre jaras de la sierra
una cita,
colgada entre cielo y tierra.

Morenita y pequeñita
la Virgen su gracia asoma
entre el joyer que la encierra,
Morena de luz de luna,
en el olivar del cielo
que en plantas de hojas se cierra
cayó una aceituna al suelo,
rodó y se paró en la sierra...
Morenita y pequeñita
¡Una aceituna bendita!

Es la Ermita
reja que su manto aroma
entre jaras de la sierra
una cita,
colgada entre cielo y tierra.


¡¡¡VIVA LA VIRGEN DE LA CABEZA!!!